Los principios fundamentales para el correcto almacenamiento de la junta tórica.


El almacenamiento adecuado de las juntas tóricas es indispensable para que las juntas cumplan su correcta función, una vez que se hayan montadas. El almacenamiento, la limpieza y el mantenimiento deben realizarse según las directivas de la DIN 7716.

En principio, las juntas tóricas deben almacenarse evitándose daños externos, como p. ej. los daños en las superficies causados por las grapas, o las deformaciones causadas por colocar un peso excesivo sobre las juntas. Las juntas tóricas también deben almacenarse en un lugar seco y, a ser posible, a temperatura ambiente. Además, las juntas tóricas deberían guardarse en bolsas de polietileno cerradas, no deben estar expuestas de manera continuada a la luz del sol y deben mantenerse alejadas de fuentes de ozono. Estas medidas reducen considerablemente las modificaciones de las propiedades de las juntas tóricas debidas al envejecimiento prematuro, el endurecimiento o el desgaste y permiten una vida útil más larga sin reducir su aplicabilidad de forma considerable.